Bibliófilo

Ya conozco la angustia.

El lunes, abrió la biblioteca pública nueva, ubicada por Tenleytown. Que emoción he tenido por toda la semana, esperando, esperando hasta que hoy, el día cuando finalmente podría entrar por las puertas oradas que contienen mi destino. Mundos afuera de mi propia alma, mi alma atrapada y definida por los libros.

Paso por paso, arrastré los pies sobre la nieva, puse mi mano sobre la puerta, lista para abrir la fuerza de la biblioteca, el causante revuelvo de mi corazón…

¿Y sabes qué? Estuvo cerrada. Cerrada con llave. “Debido a la subida del tiempo inclemente”.  

Angustia. En la profundidad de mi corazón.

¿Tremendamente dramática? Si.

¿Un dolor bien conocido a los que aman los libros? Bien dicho.

Soy bibliófilo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s